Informa a los huéspedes en tu casa
Si tienes huéspedes en tu casa durante las fiestas, asegúrate de que sepan que tu niño está aprendiendo a ir al baño. Hazles saber que cuando tu niño te avise que siente ganas de ir al baño, quizás debas interrumpir lo que estás haciendo para responder a su necesidad. Explícales que premiarás al niño cuando haga bien su trabajo, e invítalos a sumarse a tus elogios.

Sé Constante
Las reuniones familiares, las comidas más prolongadas, los cambios en el horario de trabajo y los invitados que entran y salen de la casa pueden distraer al niño y a ti de los planes del entrenamiento para ir al baño. Si todavía no lo has hecho, elabora un plan de entrenamiento para tu pequeño, y síguelo al pie de la letra. Cuando estés de un lado para otro, recuerda llevar al niño al baño con frecuencia. Si estás lejos de casa, lleva suministros familiares como un orinalito y Calzoncitos Entrenadores Pull-Ups® para que tu niño se sienta más a gusto cuando use un baño nuevo.

Permanece Enfocada
Con la emoción de las fiestas, es fácil dejar que otras cosas roben tu tiempo y tu energía. Durante esta época especial, asegúrate de dedicar la misma atención y tener el mismo entusiasmo con tu niño que en una época no festiva.

No te Preocupes por los Retrocesos
Si te desvías del camino durante las fiestas, no te preocupes por eso. Mantén una actitud positiva en todo momento, y vuelve a empezar cuando las cosas se hayan calmado y no haya tantas distracciones. Recuerda que el aprendizaje para ir al baño es, ante todo, un proceso y es normal tener retrocesos.