Aprender de la Experiencia
Sarah Kuehn de Enid, Oklahoma

Comenzar el proceso de entrenamiento para ir al baño puede parecer abrumador para los padres y sus niños. Si a esto se suman los baños extraños, los inodoros para adultos y las condiciones poco agradables de muchos baños públicos, el entrenamiento puede resultar aún más abrumador. Pero no puedes dejar que el entrenamiento te ate a tu casa, ya que los niños con el tiempo deben aprenden a ir al baño cuando están de viaje.

Sarah abordó el entrenamiento para ir al baño de manera un tanto diferente con su segundo hijo. En general, todo salió bastante bien cuando enseñó a su primera hija, Katrina, a ir al baño, hasta que tuvieron una mala experiencia con un inodoro de alta tecnología.

"Fue uno de esos inodoros con descarga automática, y se vació cuando ella estaba sentada", comentó Kuehn. "Katrina estaba aterrorizada y durante un largo tiempo no podía ir al baño cuando estábamos fuera. Debía asegurarme de llevarla al baño antes de salir, hacer viajes cortos y simplemente dejar todo y volver a casa si ella tenía ganas de ir al baño.

Afortunadamente, Katrina superó su miedo, pero Kuehn se lo advertirá con anticipación a su hija de 17 meses cuando llegue su momento de aprender.

Sugerencias y Estrategias
Vicki Lansky, madre y experta en aprendizaje para ir al baño

Vicki dice que la mejor manera de hacer que un niño vaya al baño estando lejos de casa es mediante un adaptador plegable portátil que se pueda colocar sobre un inodoro para adultos. Estos adaptadores económicos y de plástico se pliegan de tal forma que se pueden colocar en una cartera o bolso. Además, se limpian fácilmente y se pueden usar en cualquier lugar.

Lansky también sugiere estas estrategias de entrenamiento lejos de casa:

  • Asegurarse de que el niño vaya al baño antes y después de salir de casa.
  • Usar las cabinas más grandes para discapacitados en los baños públicos. Permiten a los padres y al niño estar más cómodos.
  • Llevar una muda de ropa, y no alborotarse en caso de un accidente.
  • Haz que los niños usen inodoros ajenos en la ciudad antes de salir de viaje.
  • Aliéntalos a usar inodoros en tiendas o donde normalmente salen y pasean.
  • Detente con frecuencia en áreas de descanso u otros lugares donde los niños tengan la posibilidad de ir al baño cuando lo necesiten.
  • Lleva los orinalitos de viaje, que se pliegan hasta quedar pequeños y tienen una manija para llevarlos.
  • Si decides usar un orinalito portátil, pruébalo primero en el inodoro de tu casa.

Lansky también sugiere a los padres tener un plan para ir al baño antes de salir de casa. Debes saber qué hacer antes de salir de compras, hacer un viaje largo o ir a un restaurante. Debes saber dónde están los baños en cada lugar en caso de que necesites uno bastante rápido, y no te distraigas tanto comprando o paseando para no pasar por alto las señales de que el niño necesita ir al baño. Un plan sólido puede hacer sentir a todos más cómodos y recuerda que una actitud relajada con respecto al aprendizaje para ir al baño sirve de mucho.