Parte de crear una experiencia emocional positiva para tu cachorro es estar en sintonía con él. Los cachorros están programados para buscar aprobación, y mirar a sus padres para confirmar que están haciendo lo correcto y de forma correcta. Hazle saber qué hacer, y elógialo cuando lo haga. Cuando puedas, lleva a tu cachorro al baño contigo. Este entrenamiento es un proceso de colaboración.

Prueba con tu cachorro estas palabras durante su entrenamiento para ir al baño:

  • “He notado que estás interesado en ir al baño. Eso es muy bueno. Vayamos a la tienda para conseguir algunos Pull-Ups así puedo mostrarte cómo usarlos. Pull-Ups te ayudará a aprender a usar el orinalito como un niño grande”.
  • Cuando estés en la tienda, pueden conversar sobre los distintos personajes de Disney para ver cuál quiere probar primero tu cachorro.
  • “Pull-Ups te ayudará a hacer pipí y popó en el orinalito como un niño grande [o el nombre de un hermano o primo]".

Una vez de regreso a casa, deja que tu cachorro pruebe sus nuevos Pull-Ups. Quizás desee modelarlos para sus amigos o hacer un espectáculo de moda para ti. Ofrécele muchos estímulos positivos “¿Cómo se ven en el espejo?” Deja a tu cachorro sepa que su personaje de Pull-Ups favorito lo acompaña mientras aprende acerca de ir al baño.

Puedes experimentar con los diferentes tipos de Pull-Ups para ver cuáles funcionan mejor para tu niño. Los Learning Designs® poseen imágenes que se difuminan cuando se mojan para ayudar a tu cachorro a aprender a mantenerse seco. Los Pull-Ups® Cool & Learn® ofrecen una pequeña sensación fría cuando el niño se moja para ayudarte a que le enseñes los signos de cuando necesita ir al baño.

Subir y bajarse los pantalones es una habilidad importante que contribuye a la independencia, durante el entrenamiento y después de este. Asegúrate de que tu hijo tenga un pantalón con cintura elástica y dale oportunidades a lo largo de cada día para practicar esta habilidad. Deja a tu niño elegir su Pull-Ups cuando se los muestres. Permite que sea parte del proceso en la elección de su tipo de Pull-Ups, y del personaje de su Pull-Ups. Trabajen juntos para encontrar un lugar especial en el baño para los Pull-Ups, y hazle saber que estarán allí cuando esté listo. “Tus Pull-Ups estarán aquí mismo. Tal vez estés listo para ponerte uno después de que te cambie la próxima vez’.

Conéctate con tu cachorro leyendo un libro o cantando una canción cuando él esté en el orinalito Incluso puedes inventar divertidas historias de baño con los personajes de sus nuevos Pull-Ups. Sé creativo en tus cuentos, y también alienta la creatividad de tu cachorro. Las divertidas historias de baño sirven para motivar e involucrar a tu niño en el proceso, y la risa crea la sensación de realizarlo juntos. También anima a tu cachorro a utilizar el juego de representación en el baño. Un peluche o una muñeca pueden usar Pull-Ups y seguir los pasos para ir al baño, mientras tu hijo maneja toda la acción y le enseña a su amigo especial cómo entrenarse para hacerlo.

Cuando tu niño ve el cambio en la imagen del Learning Designs o siente que su Cool & Learn está húmedo, cuéntalo como una victoria y celébralo con una canción, un choque de palmas o una danza graciosa. Para los cachorros, el éxito atrae más éxito, especialmente cuando le agregas motivación.

El entrenamiento para ir al baño es un gran momento: es cuando tu pequeño se convierte en un niño grande. Por eso, es importante reforzar este cambio, y hay un par de maneras sencillas de hacerlo. Primero, sé constante. Cuando decidas quitarle los pañales a tu hijo, mantenlo alejado de los pañales. Los Pull-Ups son algo más que calzoncitos entrenadores. Para tu pequeño, también son un símbolo de que es hora de ir al baño como un niño grande. Las idas y venidas de los pañales a los calzoncitos solo lo confunden. A continuación, haz de la primera vez que se pone un par de Pull-Ups un símbolo: una promesa de que están juntos en eso y de que van a transitar juntos el camino del entrenamiento para ir al baño.

Mi libro para ir al baño

Crea un libro especial con tu cachorro acerca de ir al baño. Usa el nombre del niño, sus colores preferidos y detalles de sus vidas. A los niños les encanta verse a sí mismos como los protagonistas de la historia. Ofrece este libro a tu cachorro mientras esté sentado en el orinalito y luego también. Pero asegúrate de llevar contigo el libro cuando estén de viaje o en un lugar desconocido. Aquí hay algunos extractos que se pueden utilizar en el libro. Siéntete libre de personalizarlo para tu niño:

  • A veces, bailo dando saltitos y mi barriga se siente rara; ahí es cuando recuerdo que necesito ir al baño.
  • Voy al baño, me bajo los pantalones y me siento en el orinalito.
  • A veces, sale pipí.
  • A veces, sale popó.
  • ¡Me siento mucho mejor después de ir al baño! ¡Ah!
  • Cuando estoy sentado en el orinalito, puedo cantar canciones, mirar un libro o sostener mi juguete favorito.
  • Cuando termino, uso el papel higiénico para limpiar, limpiar y limpiar.
  • Tiro el papel higiénico en el inodoro y descargo el agua.
  • ¡La descarga hace un ruido fuerte!
  • Me levanto los pantalones.
  • Me lavo las manos.
  • Ahora puedo ir a jugar de nuevo.
  • A veces voy al baño antes de entrar en la bañera o de ir a la cama.
  • A veces uso el orinalito solo para ver qué sucederá.
  • ¡Me siento orgulloso y feliz de haber usado el orinalito!
  • ¡Me siento como un niño grande cuando uso el orinalito!