Apóyate en la inclinación natural de tu cachorro a ser curioso acerca del orinalito y a desear complacerte. Lleva a tu cachorro hasta el orinalito contigo y muéstrale lo que realmente pasa en el baño. Tu cachorro verá en esto una oportunidad para conectarse contigo, así que deja de lado cualquier timidez. Si eres un papá, un tío, un abuelo u otro cuidador masculino que trabaja con un niño pequeño, es mejor hacer la demostración de cómo hacer pis sentado. Orinar de pie es una habilidad avanzada que es mejor dejar para más adelante en el entrenamiento. Revisa cada parte del proceso de ir al baño con tu cachorro, hablándolo juntos, y deja tiempo suficiente para jugar. ¿Quién puede resistirse al botón de descarga?

Prueba con estas palabras para ir al baño:

  • “Tengo que ir al baño. ¿Quieres venir conmigo?
  • “Primero me bajo los pantalones y la ropa interior, y me siento. Entonces relajo mi panza [pon tu mano sobre tu abdomen inferior] para permitir que salga el pipí o el popó.
  • “Tomo el papel higiénico y limpio de adelante hacia atrás, y lo tiro en el inodoro. Luego lo hago una y otra vez, para asegurarme de que estoy limpio.”
  • “Cuando termino, descargo el agua y me subo los pantalones.”
  • “Ahora estoy listo para lavarme las manos. Este es un paso verdaderamente importante.”
  • “Puedes hacer esto con tu orinalito especial y ser como [nombre del hermano, primo o amigo ya entrenados].”

Aprende a jugar a "¿Puedes Hacer lo que Yo Hago" >

En este juego, pregúntale: “¿puedes hacer lo que yo hago?” a medida que llevas a cabo parte de la rutina del baño. A continuación, espera y ve cómo el niño hace el mismo movimiento. Para mantener el juego interactivo, tu cachorro puede decir, “puedo hacer lo que tú haces”, mientras imita tus acciones. A medida que avanza en el proceso, tu cachorro puede conducir el juego, para mostrarte que conoce los pasos del proceso, y tú puedes seguir sus acciones. Elogia a tu cachorro cuando toma la iniciativa en cada parte del proceso.

Conclusión

A veces parece un proceso largo… es normal. Tu cachorro pronto estará dispuesto a usar el baño por su cuenta, a medida que empiece a asumir el control del proceso. De todas maneras, todavía necesitará saber que estás allí para él. Sin dudas, habrá retrocesos, y algunos días serán mejores que otros, pero juntos, estarán en el camino hacia la independencia de tu cachorro para ir al baño.