Esto podría parecer paradójico, pero saca el baño de la escena durante un tiempo. Calma a tu tortuga, haciéndola sentir cómoda con parte del equipo de entrenamiento para que forme parte del entorno.

  • Pon Pull-Ups® Training Pants junto con los pañales regulares de tu niño bastante tiempo antes de que planees utilizarlos. Hazlos visibles y permite que tu tortuga los observe e investigue.
  • De vez en cuando, saca algunos Pull-Ups y muéstrale a tu hijo el personaje que tienen. Juega a esconderte y reaparecer sorpresivamente con el personaje de los Pull-Ups mientras estás en el cambiador. Ellos tienen una tendencia a aferrarse a ideas y opciones, y puedes utilizar esto a tu favor más adelante.
  • Lleva a tu tortuga a la biblioteca o a una librería cercana y busca algunos libros sobre entrenamiento para ir al baño. Las diferentes historias pueden empezar a ayudar a tu tortuga a trabajar en algunos de los aspectos del proceso en el que tenga sospechas o se sienta nerviosa.
  • La repetición es clave, así que deja estos libros por la casa y permite que tu tortuga los explore cuando lo desee. Asegúrate de encontrar su favorito. Tener algunos favoritos especiales para el momento de ir al baño es importante para tu tortuga y será cada vez más importante a medida que comience la verdadera transición hacia el orinalito.
  • Empieza de a poco a llevar artículos al baño, como un orinalito, libros para ir al baño y toallitas desechables. Si comienza a probarlos, no te emociones demasiado o esperes que este interés le dure. Sigue a tu tortuga, y retrocede inmediatamente si pierde entusiasmo. No es tu intención forzar la voluntad de acero de tu tortuga, que solo lograría entorpecer el proceso.
  • Con naturalidad, pide a tu tortuga que te acompañe al baño cuando tú tengas que ir. Da una sencilla descripción de todos los elementos del baño, o simplemente charla sobre las actividades del día. Las tortugas a menudo aprenden observando y escuchando, incluso cuando menos te lo esperas. Menos presión es mejor.

Gradualmente, pide a tu tortuga que pruebe sentarse en el orinalito. A muchas tortugas les gusta hacerlo completamente vestidas las primeras veces. Las tortugas también pueden ser reacias a utilizar el inodoro de tamaño adulto, por lo que es posible que desees facilitar el proceso mediante un orinalito. Con las tortugas, la repetición ayuda. Las nuevas ideas se deben ofrecer muchas veces, al igual que los nuevos tipos de alimentos antes de que a los niños les empiecen a gustar (¡a menudo 10 a 15 veces!).

Conclusión

La tortuga se encuentra en el viaje del entrenamiento para ir al baño contigo; y quiere ir a su ritmo, no al tuyo. Respeta su individualidad y la forma en que afirma sus necesidades, incluso si a veces viene a través de la resistencia. Retrocede, y deja a tu hijo a encontrar su camino hacia adelante, con tu tranquilidad y orientación durante el viaje. Lo peor que puedes hacer es apresurar a tu tortuga. Apoya sus decisiones con la comodidad de sus libros favoritos, personajes y rutinas.