• Preparativos: Haz que tu hijo practique las tareas individualmente —bajarse los pantalones, sentarse en el inodoro, limpiarse y lavarse— de manera sencilla. El uso de los Pull-Ups® es una excelente manera de practicar la tarea de bajarse y subirse los pantalones, que refuerza la sensación de tu hijo de estar a cargo del proceso. Los lados elásticos de los Pull-Ups permiten hacer esto, a diferencia de los pañales.
  • Ropa fácil de quitar: El entrenamiento para ir al baño requiere de ropa simple, así que ahora es un buen momento para revisar la ropa de tu hijo y descartar los mamelucos, las pantimedias y cualquier otra prenda con muchos broches. Cuanto más pueda controlar tu hijo el proceso de desvestirse y vestirse, mejor será.
  • Política de baño abierto: Ofrece a tu hijo estar en el cuarto de baño contigo mientras haces tus cosas. Es muy importante para que los pequeños aprendan.
  • Controla tus expectativas: El entrenamiento para ir al baño dura ocho meses en promedio. ¡Las tortugas, las ardillas y los osos con frecuencia tardan más tiempo! Recuerda, esta es una alianza. Eres el entrenador de tu hijo, y él necesita que permanezcas a su lado durante todo el curso.
  • Práctica: Di algunos elogios frente al espejo para que te sientas cómoda a la hora de usarlos. Los elogios sinceros, simples y específicos son los que mejor funcionan. No grites: ’¡Guau! ¡Buen trabajo!”. En su lugar, haz una observación acerca de una habilidad. Por ejemplo, intenta decir: “Esta vez, veo que no hiciste pis hasta llegar al inodoro. Buen trabajo”. Encontrar el equilibrio correcto del elogio es una forma de respetar la sensación cada vez mayor de control e independencia de tu hijo.
  • Cuida la seguridad: Crea un ambiente seguro en el baño con un taburete robusto que le permita a tu hijo alcanzar el inodoro. Pregúntale a tu tortuga o lechuza cuáles son sus pedidos específicos para el cuarto de baño. Cuanto más sientan que manejan el proceso, más exitosos serán.
  • Habla con tu pequeño alumno: ¿Quiere un orinalito propio? ¿O desea usar un adaptador de inodoro? Otro truco para intentar el método “invertido”: Haz que tu pequeño (niña o niño) se siente al revés en el inodoro (sin adaptador). Esto ayuda a que el niño se sienta más estable.
  • Paquete de entrenamiento: Ten un “paquete de entrenamiento” con un par de pantalones y Pull-Ups® en una bolsa con cremallera, y guárdalo en el coche, en tu bolso y en la casa de la abuela.
  • Aplicación Time to Potty: Descarga la aplicación gratuita, Time to Potty, en tu teléfono inteligente o tableta. Time to Potty de Pull-Ups es un temporizador que ayuda a tu hijo a aprender la importancia de ir regularmente al baño y que se ajusta automáticamente sobre la base de su progreso.
  • Socios de entrenamiento: Habla con las demás personas que participan del entrenamiento, como niñeras, abuelos u otros cuidadores. Debes compartir el plan de entrenamiento de tu familia para que todos estén sincronizados.
  • Señala los inodoros: Señala todos los inodoros en otros lugares —en la casa de los abuelos, en el centro comercial y en la tienda de comestibles. ¡Muchos niños no se percatan de que su casa no es el único lugar en el universo con un inodoro!

Ahora que ya conoces la lista de tareas para el entrenamiento, utiliza nuestra Lista de Compras para el Entrenamiento para que tú y tu hijo tengan todo lo necesario.