Una buena manera de comenzar es aprovechar el interés y la emoción en el aprendizaje para ir al baño del niño (¡si tu niño ya lo manifiesta!). “Yo usé los Calzoncitos Entrenadores Pull-Ups® en la transición de mi hijo, George, al entrenamiento para ir al baño”, dice Garden Logan, una mamá de Filadelfia. “Él sabía la diferencia entre los calzoncitos entrenadores y los pañales y le encantaban los personajes… y tenía primos más grandes que usaban los Calzoncitos Entrenadores Pull-Ups®, así que estaba emocionado de empezar a usar lo que ellos tenían”.

El Dr. Christopher Cooper, profesor adjunto de University of Iowa y director de urología pediátrica de Children’s Hospital of Iowa, cree que este tipo de emoción o curiosidad es importante para presentar los calzoncitos entrenadores al niño.

“Cuando el niño demuestra interés por el baño y comienza a estar seco, es un buen momento para empezar a usar los calzoncitos entrenadores’, dice el Dr. Cooper.

Una vez que tu niño demuestre interés, es una buena idea ayudarlo a familiarizarse con los calzoncitos entrenadores. Antes de comenzar a usarlos, te recomendamos que practiquen juntos la tarea de bajarse y subirse los calzoncitos entrenadores. De esta manera, el niño se familiarizará con el proceso antes de tener que hacerlo por sí mismo. Una vez que haya logrado subirse y bajarse los calzoncitos, deja que tu niño se siente en el inodoro, primero con los calzoncitos puestos y luego sin ellos. Luego, explícale qué función cumplen los calzoncitos entrenadores.

Y recuerda, una vez que hayas hecho la gran transición a los calzoncitos entrenadores, intenta no confundir al niño volviendo a usar pañales comunes. Los accidentes y los retrasos sucederán, pero no dejes que te desanimen ni a ti ni al pequeño.

El estímulo puede hacer maravillas

Entonces, ¿qué necesitan los niños en esta etapa para asegurarnos de que completen el proceso de entrenamiento? “Recuérdales amablemente intentar ir al baño de manera que se convierta en un hábito”, aconseja el Dr. Cooper. “Sin embargo, no se debe castigar a los niños por los accidentes. En cambio, se debe premiarlos y apoyarlos por ir al baño o al menos intentarlo.”

El Dr. David Fay, médico familiar y director adjunto del Waukesha Family Practice Residency Program en Waukesha, Wis., concuerda vehementemente. “En mi experiencia, utilizar un enfoque sencillo de estímulo positivo permite alcanzar el éxito”, dice. “Logré el éxito con un pequeño recipiente de juguetes envueltos individualmente comprados por un dólar [y] colocados sobre el inodoro. Cada vez que iba al baño, el niño podía abrir un regalo. Los niños y los padres disfrutan este enfoque y, a menudo, da resultados rápidamente”.

Cabe señalar que la edad tendrá gran influencia en la manera en que el niño se adaptará a los calzoncitos entrenadores primero y a la ropita interior después, aunque algunos expertos dicen que ciertos estudios sobre la edad y el entrenamiento suelen ofrecer conclusiones contradictorias. “Algunos estudios demuestran que es mejor comenzar temprano, otros que es mejor hacerlo más tarde’, dice el doctor Fay. “Casi todos los estudios coinciden en que las niñas aprenden a ir al baño antes que los niños. A pesar de la falta de información útil, casi todos los niños logran el objetivo. Esto significa que, sin importar los medios que se elijan, se logrará el resultado deseado”.

Por lo tanto, la experiencia de tu hijo con los calzoncitos entrenadores puede ser tan singular como tu propio niño. ¿Qué lo atraerá más? ¿Reaccionaría con alegría ante la idea de comprar calzoncitos entrenadores? ¿Algún personaje de dibujos animados llamaría su atención? El hecho de tomar en cuenta la personalidad única de tu hijo no solo te ayudará a responder estas preguntas, sino que es el eje fundamental del nuevo programa de entrenamiento para ir al baño’Asociación de Entrenamiento Pull-Ups.’ Una vez que hayas completado una breve evaluación, Pull-Ups te ayudará a determinar qué tipo de personalidad podría tener tu hijo y te ayudará a encontrar lo que funciona mejor para ti y tu niño según los resultados.

El entrenamiento para ir al baño es un gran momento: es cuando tu pequeño se convierte en un niño grande. Por eso, es importante reforzar este cambio, y hay un par de maneras sencillas de hacerlo. Primero, sé constante. Cuando decidas quitarle los pañales a tu hijo, mantenlo alejado de los pañales. Los Pull-Ups son algo más que calzoncitos entrenadores. Para tu pequeño, también son un símbolo de que es hora de ir al baño como un niño grande. Las idas y venidas de los pañales a los calzoncitos solo lo confunden. A continuación, haz de la primera vez que use un par de Pull-Ups un símbolo: una promesa de que están juntos en esto y de que van a transitar juntos el camino del entrenamiento para ir al baño.