A los cachorros les encantan las felicitaciones. Asegúrate de hacer comentarios positivos sobre el progreso de tu hijo y de disfrutar de las charlas sobre el orinalito que él inicie. Recuerda, ¡tu cachorro quiere agradarte! Hazle saber que lo hace.

Las tortugas suelen sentirse presionadas cuando las felicitamos muy intensamente. Mantén tus comentarios sobre sus logros breves, dulces y específicos, sin importar cuán pequeños sean. Y si se desaniman, incluso después de un cumplido, es momento de darles un descanso del aprendizaje. Las tortugas son propensas a sentirse más cómodas usando el orinalito donde haya una rutina establecida, como en la escuela o en sus casas, y menos cómodos en entornos nuevos.

A las ardillas les gustan los incentivos adicionales, incluidas las felicitaciones. Experimenta con el tipo de halago al cual responde bien y adapta tus comentarios a las preferencias de tu pequeña ardilla.

Las lechuzas llevan un seguimiento de sus progresos y esperan que tú también lo hagas. Haz una tabla de progreso del aprendizaje junto con montones de autoadhesivos y dijes divertidos para marcar el progreso.

Los ositos suelen necesitar una dosis extra de motivación, y felicitarlos es una excelente forma de hacerlo. Mostrarle a tu oso cómo los niños grandes usan el orinalito es otra manera motivadora de intentarlo.