Visita las páginas de organizaciones sin fines de lucro.
Consulta los sitios web de las asociaciones profesionales’ y de otros grupos’ sin fines de lucro a nivel nacional, como la American Academy of Pediatrics y la Nemours Foundation, para obtener información para el paciente o consumidor sobre el aprendizaje para ir al baño. Estos sitios por lo general pueden ofrecer excelentes consejos si se’ trata de una organización con buena reputación.

Consulta a los expertos.
Los sitios web que brindan ayuda sobre el aprendizaje para ir al baño (como este) pueden ser un tesoro escondido de información sobre cómo comenzar, reforzar el proceso y mantener el buen desempeño’ del niño en el entrenamiento. Sigue visitando Pull-Ups.com para ver la gran cantidad de artículos útiles sobre el aprendizaje para ir al baño.

Toma el consejo’ de otros padres.
Los sitios de redes sociales permiten comunicarse fácilmente con otros padres que ya han experimentado y llevado a cabo el entrenamiento para ir al baño. Recuerda que el conocimiento ’de estos padres podría estar limitado únicamente a lo que saben desde su experiencia—, que puede ser distinta de tu situación—. Por eso, toma con pinzas la información que recibes de los tableros de mensajes por Internet, correos electrónicos y chats.

Trabaja con tu pediatra.
El pediatra’ de tu niño puede ser el aliado más importante a la hora de ayudar a tu niño con el aprendizaje para ir al baño. Si tu pediatra no’ tiene un sitio web con artículos o la oportunidad de comunicarse virtualmente, llama a su consultorio para hacerle las preguntas que tengas, o bien, programa una cita.

Por último, mantente fiel a tu familia.
El aprendizaje para ir al baño no es un proceso universal que se adapta a todos de la misma manera. La información en línea es útil para obtener ideas que puedes adaptar a tu niño y a la filosofía de tu familia. Vale’ la pena probar, siempre y cuando no’ sea malo para la salud’ o el bienestar de tu niño.

Aprende a enseñar a ir al baño según  la  personalidad de tu hijo.
Nadie conoce a tu hijo mejor que tú. Cuando tú y tu niño estén preparados, comienza con   Pull-Ups® Potty Partnership, un programa personalizado que te permite trabajar en sociedad con tu niño. No’ trata solo de enseñar de manera integral, sino de hacer del proceso algo simple y divertido.