Existen muchas actividades para mantener el interés de tu hijo en el entrenamiento y otras técnicas para que permanezca enfocado para el “"final feliz"”.

Hay niños que comienzan el aprendizaje para ir al baño sin mirar atrás. Otros pierden el interés después de una semana (o dos o tres), vuelven a la comodidad de los pañales y se olvidan de toda la emoción de aquellos días en que comenzaban a aprender. Estos niños pueden necesitar un poco más de diversión durante el proceso para que mantengan el interés en el aprendizaje para ir al baño hasta que ’aprendan.

¿Comienzas de Cero?

Si parece que tu niño ha perdido el interés en el aprendizaje para ir al baño, comenzar de nuevo y aplicar un enfoque diferente puede ayudar a captar su interés otra vez. Refuerza la noción del entrenamiento con algunos de los tantos’ videos, libros y hasta juguetes infantiles disponibles para que los niños se acostumbren a la idea de que tienen que ir al baño.

Luego planifica alguna actividad relacionada con el entrenamiento que sea constante hasta que el niño use el orinalito con seguridad. Vicki Lansky, madre y experta en aprendizaje para ir al baño, recomienda hacer un cuadro o calendario que premie al niño con autoadhesivos por cada viaje exitoso al orinalito.

Para aquellos niños un poco más grandes, el Dr. Michael F. Wasserman, pediatra que trabaja con el Ochsner Health System en Nueva Orleans, La., sugiere hacer del aprendizaje para ir al baño algo divertido dándole al niño un premio pequeño al final de cada sesión del entrenamiento. Él recomienda que haya un recipiente con monedas, pequeños regalos o refrigerios cerca del orinalito.

“"Los niños más grandes reconocen que el dinero es importante y esto puede ser muy motivador"”, comenta el Dr. Wasserman. “"Pero recomiendo a los padres que no premien a sus niños con dinero durante mucho tiempo porque podrían entrar en quiebra".”

Mejorando la Técnica

Hay algunos niños que van bien con el aprendizaje para ir al baño pero necesitan un poco de diversión para poder mejorar sus técnicas en el entrenamiento. Los niños, en particular, tienen un paso más en el entrenamiento: aprender a ponerse de pie para hacer pipí. Jan Kreider, de San Diego, Calif., hizo que esto fuera divertido para su hijo Aaron al colocar trozos de cereal en el inodoro para que él tuviera que apuntarles. “"Es un proceso en el que inevitablemente se ensucia, por eso le pedía que me ayude a limpiar al terminar cada vez que le erraba al objetivo"”, comenta Kreider. “"Creo que eso lo motivó aún más a apuntar mejor para no’ tener que sacar su pequeño cubo y esponja".”

Sin importar la edad del niño, asegúrate de poner énfasis en las técnicas de limpieza de manos durante todo el proceso de entrenamiento. Esto es especialmente importante para los pequeños porque es muy probable que no tengan la coordinación suficiente como para que sus manos no toquen esa zona cuando se limpian. Puedes darle un jabón “"divertido"” y su propio juego de toallas.

¿Listo o No?

Las señales de preparación para el aprendizaje para ir al baño pueden ser sutiles. Es’ por eso que el padre encargado del niño que ha sufrido un retroceso en el entrenamiento, primero tiene que volver a examinar la situación y estar seguro de que no’ se está presionando ni alentando al niño a aprender antes de que esté listo.

“"Las personas a veces toman decisiones sobre el aprendizaje para ir al baño que se basan en la edad’ del niño, pero, más allá de lo que diga la abuela o lo que hayan hecho otros niños’, no hay una edad ideal en la que el entrenamiento deba comenzar"”, comenta el Dr. Wasserman. “"Un niño que no está preparado para aprender a ir baño se emocionará al principio, pero no logrará avanzar a largo plazo".”

Hay algunos niños que no son capaces de expresar lo que desean de una manera tan clara, pero tener una buena base sobre la preparación para el aprendizaje para ir al baño no tiene precio. Además, es de gran ayuda saber qué tipo de personalidad tiene tu niño. Al realizar nuestra breve evaluación, Pull-Ups® te podrá ofrecer recomendaciones y consejos personalizados basados en la personalidad del niño.

Compromiso a Largo Plazo

Además de los mitos de la edad, los padres no tienen que pensar en el aprendizaje para ir al baño como algo instantáneo. Algunos niños pueden aprender en un día, pero definitivamente esa’ no es la regla, comenta el Dr. Wasserman.

“"El aprendizaje para ir al baño es un proceso que dura semanas y tienes que ser constante durante un largo período"”, dice el Dr. Wasserman. “"Pensar que esto se logrará en pocos días puede llevar a todos a sentir una presión bastante irreal".”

Mirar el entrenamiento desde ese punto de vista puede ayudar a los padres a pensar en juegos, premios y actividades que los ayudarán a ser realistas para que los niños puedan concluir el entrenamiento de manera óptima.

Los Niños Siempre Serán Niños

Aquí hay algunas otras ideas para que los niños aprendan a tener buena puntería:

  • Cuando está en la bañera, hazlo hacer pipí en una taza.
  • Deja que lo haga al aire libre cuando no’ haya gente. Haz que apunte a una hoja o una piedra.
  • Déjalo “"escribir"” en la nieve.
  • Haz que papá le muestre cómo’ se hace.