1 ¿Cuándo debo comenzar el entrenamiento?

La Dra. Maura Frank, directora médica de la clínica pediátrica del New York Presbyterian Hospital/Weill Cornell Medical Center, dice que antes de comenzar con el entrenamiento hay que asegurarse de que el niño haya alcanzado las etapas más importantes del desarrollo, como la etapa motriz o del lenguaje. Para aprender a usar el inodoro, el niño tiene que poder ir al baño por sus propios medios y comunicar la necesidad de ir al baño. Tu niño también tendría que poder ponerse los pantalones sin ayuda. Por último, tendría que ser consciente de las señales que le indican que necesita ir al baño.

2 ¿Cómo me doy cuenta si es una falsa alarma?

La Dra. Frank recomienda que observes el comportamiento del niño. “Cuando los niños realmente tienen ganas de ir al baño, los verás bailar, moverse y, a veces, tocarse los genitales’, dice. “O si tienen ganas de hacer popó, se pondrán en cuclillas’.

Las falsas alarmas son el primer paso en la adquisición del control por parte del niño. Hasta ese momento, el niño está a merced de los padres, pero cuando comienza el aprendizaje para ir al baño, es la primara vez que tiene control sobre algo en su vida. Es un primer paso hacia la independencia.

3 ¿Debería usar un orinalito o sentar al niño directamente en el inodoro?

La Dra. Frank recomienda el uso de un orinalito porque el pequeño se sentirá más cómodo al sentir que los pies tocan el piso. Si eliges el inodoro, coloca un taburete pequeño que sea resistente y apto para subir, pero asegúrate de que tu niño también pueda apoyar los pies.

4 Mi hijo quiere quedarse de pie cuando va al baño. ¿Debería dejárselo hacer desde el principio?

Si es lo que quiere, déjalo, dice el Dr. Barry Kogan, urólogo pediátrico del Albany Medical College, en Nueva York. Es posible que un niño pequeño quiera copiar a su padre o hermano mayor, lo cual podría simplificar el aprendizaje para ir al baño.

Solo recuerda que permanecer de pie requiere más coordinación entre los ojos y las manos, dice la Dra. Ari Brown, pediatra de Austin, Texas. La Dra. Frank sugiere que en lugar de usar un orinalito o subirse a un taburete, dejes que tu hijo use un balde para orinar, que es más alto que el orinalito típico y su abertura más amplia le permite apuntar mejor.

5 ¿Por qué mi niño puede hacer pipí en el orinalito sin problemas pero no popó?

La Dra. Brown dice que la evacuación requiere más esfuerzo y a menudo genera más complicaciones, como constipación, o experiencias traumáticas, como dolor. Eso puede hacer que sea más difícil para el niño hacer popó, incluso cuando tiene urgencia.

6 ¿Por qué parece que enseñar a ir al baño a las niñas resulta más fácil que a los niños?

Los expertos coinciden con que no hay una razón clara, pero sí mucha especulación. El Dr. Kogan sugiere la existencia de diferencias en el desarrollo: al igual que con tantos otros acontecimientos importantes, los niños tienden a desarrollarse un poco después que las niñas. La Dra. Brown sugiere que puede estar relacionado con la higiene y que las niñas suelen estar más interesadas en estar más limpias y más secas que los niños.

Sin embargo, la Dra. Frank destaca que, si bien los niños generalmente comienzan el entrenamiento un poco después que las niñas (la edad promedio para los niños es de 30 meses mientras que para las niñas es de 28 meses), la duración del entrenamiento es la misma tanto para niños como para niñas.

7 ¿Debo premiarlo por el entrenamiento?

La Dra. Frank dice que está bien usar juguetes pequeños o pegatinas como premios si los padres creen que pueden ser de ayuda. No obstante, recomienda evitar usar alimentos como premio, a menos que sean alimentos saludables, como una rodaja de manzana. Teniendo en cuenta que la obesidad es cada vez más común en niños pequeños, lo mejor es no usar alimentos como estímulo positivo.

Consejos de Frank sobre el aprendizaje para ir al baño

La mejor manera de abordar el aprendizaje para ir al baño es prepararse con antelación. La Dra. Maura Frank lo denomina entrenamiento de preparación.

“Lee libros y mira videos previamente”, dice la Dra. Frank. “Esas herramientas pueden brindar a los padres el vocabulario adecuado para usar en el entrenamiento. Una parte de estar preparado es decir esas palabras y tener en claro que las palabras asociadas con el aprendizaje para ir al baño no son de mal gusto o asquerosas”.

La Dra. Frank también recomienda practicar sentándose en el orinalito con la ropa puesta. En caso de usar un orinalito, permítele al niño que se familiarice con él utilizándolo para jugar, por ejemplo realizando el entrenamiento con su muñeca o animal de peluche favorito.

Otro evento de preparación podría ser ir a comprar Calzoncitos entrenadores Pull-Ups® y ropita interior. “Considera comprar prendas una talla mayor a la necesaria”, dice la Dra. Frank. “Cuando la talla es más grande, resulta más fácil de poner y sacar”.